Los perros son animales de manada y como tales establecen relaciones sociales con los individuos con los que convive, considerando a los miembros de la familia humana como miembros de su manada.
Aunque son capaces de vocalizar (ladran, aúllan, lloriquean), la mayor parte de su comunicación social se realiza mediante expresiones faciales, posturas del cuerpo, y usando el contacto corporal. Este tipo de comunicación, es innata, es compartida prácticamente por todos los individuos de la especia canina y es muy importante para establecer y mantener la jerarquía social.

Para conocer un poco el comportamiento social de los perros no hay más que estudiar el comportamiento de sus parientes más cercanos: los lobos. En el grupo en el que viven, hay un macho dominante denominado alfa que es el líder de la manada. La capacidad de un perro para llegar a ser dominante sobre los demás, depende de la herencia, del tamaño corporal, del estado hormonal, y de la dominación relativa del resto de los miembros de la manada. Esta posición dominante, proporciona al individuo alfa ventajas como un mejor acceso al alimento, a los apareamientos, y el mejor sitio de descanso. En el resto de la manada, los demás miembros van ostentando posiciones inferiores hasta llegar a los más débiles que ocupan el escalafón más bajo.

Pin It on Pinterest

Share This