En numerosas ocasiones, el perro puede tener un comportamiento inapropiado, como molestar a sus dueños mientras comen. La orden “quieto” es muy útil para frenar este tipo de situaciones indeseadas.

El aprendizaje de estas órdenes se consigue de manera más sencilla a través del juego y siempre con la técnica de la recompensa tras la actitud obediente del perro. Hay que transmitirle felicitaciones y caricias, que se pueden acompañar con una galleta canina.

La orden “sentado” es muy útil cuando el perro se pone nervioso o se descontrola por una determinada situación, como ante la presencia de otro perro o con las visitas de amigos de la familia con quienes se muestre demasiado efusivo.

La técnica para el aprendizaje de esta orden es la misma que al pedirle estar quieto. En ambas situaciones, además, hay que dar la orden en un tono enérgico y seguro, con gestos que la refuercen. Cuando se pronuncia la orden “quieto”, ha de mostrarse la palma de la mano extendida, como señal que indique el acto de frenar.

 

 

 

Pet- Food Acba

Pin It on Pinterest

Share This