Evita darle huesos cocidos a tu perro o gato, éste debe de ser crudo y suficientemente grande para que el perro no lo intenta engullir completo.
Evita también, huesos “para cocido” que generalmente suelen ser huesos blancos (fémur, tibia, h

úmero), muy duros y con tuétano adentro, estos huesos son extremadamente duros y pueden llegar a lastimar los dientes de tu mascota, además de que pueden llegar a tragarlo sin ningún problema.
Foto: Evita darle huesos cocidos a tu perro o gato, éste debe de ser crudo y suficientemente grande para que el perro no lo intenta engullir completo.
Evita también, huesos "para cocido" que generalmente suelen ser huesos blancos (fémur, tibia, húmero), muy duros y con tuétano adentro, estos huesos son extremadamente duros y pueden llegar a lastimar los dientes de tu mascota, además de que pueden llegar a tragarlo sin ningún problema.

Pin It on Pinterest

Share This