El olfato es el sentido más desarrollado por el perro, de hecho, al nacer, es el único sentido que tienen desarrollado y les sirve para encontrar el pezón de la madre para poder alimentarse, ya que nacen sordos y ciegos. Es esa gran capacidad olfativa por lo que el perro es utilizado para la búsqueda de personas, rastreo de drogas, detección de explosivos, etc. Para que te hagas una idea, un perro tiene entre 150 millones (el que menos) y 300 millones (el que más, como los sabuesos) de células receptivas de olor, cuando nosotros, los humanos, tan solo tenemos 5 millones. Increíble, ¿verdad?

Es decir, el perro es capaz de recordar a una persona antes por su olor y voz que por su aspecto, al contrario que los humanos, que tendemos a recordar más a las personas de forma visual.

El olfato, además, tiene una función muy importante para perpetuar su especie: su continuidad depende de unas hormonas que liberan las hembras en celo llamadas feromonas. Con ellas, las hembras mandan señales olfativas que indican al macho la predisposición de ellas a la monta.olfato2

Pin It on Pinterest

Share This