En estos días ninguna nueva iniciativa puede ser aprobada sin pasar la prueba del impacto ambiental. La alimentación cruda pasa la prueba. La industria de la comida chatarra para mascotas fracasa y es una plaga para el medio ambiente. Al limitar la industria de la comida chatarra limitaremos el procesamiento, el embalaje y el transporte innecesario. Las tierras utilizadas para el cultivo de cereales que han crecido por la inclusión en la industria de la comida chatarra pueden ser utilizadas para otros propósitos. Conejos, canguros, cabras silvestres y otras especies bien adaptadas al ambiente pueden ser parte de otra industria de la comida para mascotas más sostenible ambientalmente.

Cuando a los animales se les alimenta con una dieta saludable hay menos necesidad de productos de industrias que dañan al ambiente como fármacos, champús y tratamientos contra pulgas. En gran medida, los parques públicos y vías fluviales deben sufrir menos la contaminación por las heces de los caninos.

Nuestra administración del planeta Tierra requiere que pisemos suavemente.

Pero el gigante contaminante de la industria de comida para mascotas pisotea dondequiera que vaya. El impacto de este monstruo y su cordón protector de profesionales será conocido más ampliamente cuando tengamos completas investigaciones judiciales y parlamentarias. Mientras tanto, como ciudadanos preocupados, podemos comenzar a promover conciencia para la seguridad de los perros y todos los habitantes del planeta.

Recuperado de Huesos carnosos y crudos, de Tom Lonsdale.

Pin It on Pinterest

Share This