Como manejar el producto

Es importante mantener el paquete que recibes en el congelador hasta que lo vayas a servir a tu perro. Una vez descongelado no puedes congelarlo de nuevo. Descongela a medio ambiente, en la sombra y sobre una superficie donde no esté expuesto al calor.

A los perros les encanta Petfood Acba, sírvelo con confianza y a temperatura ambiente, utiliza platos de acero inoxidable o cerámica, estos no contienen plomo.
Como una forma de consentir a tu perro recomendamos dar su porción o parte de ella, congelada o semi-congelada, le encantará para un día caluroso o aburrido ya que tendrá que masticarlo.

Nota: Algunos perros no disfrutan la comida congelada o fría, está en ti saber qué es lo que le gusta y consentirlo. Nunca des el alimento caliente, por ejemplo del microondas o asoleado ya que pierde sus propiedades. No lo dejes afuera por mucho tiempo, recuerda que es un alimento natural, sin conservadores y crudo, por lo tanto perecedero como la carne que tú comes.

 

El resto del alimento debe regresar a tu refrigerador, Petfood Acba se mantiene mejor en contenedores de  cerámica o de acero inoxidable, coloca tapadera para evitar que el jugo de la carne caiga sobre otros alimentos.

Nota: Según la FDA (U.S. Food and Drug Administration), la temperatura en un refrigerador debe ser 40 grados F (4.4 Celsius) en todo el gabinete, de manera que cualquier lugar dentro del gabinete es seguro para almacenamiento de cualquier alimento. El congelador debe por lo menos estar en 0 grados Fahrenheit. Sugerimos que no coloque demasiados alimentos dentro de su  refrigerador. El aire frío tiene que circular para conservar los alimentos seguros.

Más consejos

Si tu perro ayuna un día a la semana, es normal; con excepción de hembras lactantes, adultos mayores, cachorros, animales convalecientes o bajos del sistema inmune.

Recomendamos que le des por lo menos un hueso crudo a la semana para roer, es el mejor cepillo de dientes que puede un perro tener. Los huesos crudos son fáciles de masticar y digerir para proporcionar el calcio que tanto necesitan.

Los huesos afilados pueden causar daño a la garganta, el estómago o intestino, por eso te ofrecemos los mejores huesos en nuestra tienda, puedes pedirlos cuando hables para hacer tu pedido.
Nota: Nunca alimente con huesos cocidos ya que puede astillar y causar problemas internos a su perro.

Ojo: Si tu perro tiene un problema con una enfermedad crónica o un sistema inmune debilitado, entonces primero debes hablar de cualquier cambio de dieta con su veterinario o preguntarnos.

Pin It on Pinterest

Share This