4. LOS GATOS REQUIEREN MÁS TIEMPO DE ADAPTACIÓN

Hay que recordar que el comportamiento ingestivo de los gatos es más complicado que en los perros. Por este motivo, en esta especie, ante la posibilidad de un rechazo absoluto de la nueva dieta, es recomendable el empleo de una transición alimentaria más prolongada.

 

5. RECHAZO CONTINUADO POR PARTE DEL ANIMAL

En cualquiera de las situaciones anteriores puede que el animal continúe rehusando la ración. En estos casos tendremos que diagnosticar cuál es la causa, corregirla o buscar alternativas que incrementen el apetito.

 

Recuperado de Atlas de Nutrición y Alimentación Práctica en perros y gatos de Roberto Elices Míniguez.

catyyyyyy

Pin It on Pinterest

Share This